Transmite en vivo brutal ataque a dos edificios de oración; van 40 muertos y 20 heridos

Compartir

Nueva Zelanda.- Al menos 40 personas han muerto el viernes en dos tiroteos contra dos mezquitas de la ciudad de Christchurch, situada en la costa este de la Isla del Sur de Nueva Zelanda, según ha confirmado la primera ministra islandesa, Jacinda Ardern, en una rueda de prensa. La policía ha detenido a cuatro personas —tres hombres y una mujer—, que guardaban explosivos en sus coches. Además, Ardern también ha dicho que al menos hay 20 personas heridas de gravedad.

Las imágenes difundidas por la televisión local mostraban a uno de los detenidos al lado de un todoterreno blanco que fue embestido por un coche de la policía. Uno de los tiroteos fue retransmitido en directo a través de las redes sociales por el asaltante, que aparece con ropa militar dentro del centro de culto disparando a bocajarro a varias personas con un arma automática de la que cambió el cargador al menos dos veces. En una de las mezquitas había reunidas entre 300 y 500 personas, según algunos testigos.

Uno de los arrestados tiene nacionalidad australiana, por lo que las autoridades de este país también están participando en las investigaciones. El primer ministro de Australia, Scott Morrison, ha relacionado al atacante con los “extremistas de derecha” y ha ofrecido su apoyo a la comunidad musulmana.

La policía ha cerrado los accesos al centro de la ciudad y ha llamado a la población a permanecer en sus casas. “Cierre sus puertas hasta que vuelva a saber de nosotros”, ha avisado el comisario Mike Bush. Un testigo ha dicho a la cadena One News que “había sangre por todas partes”. “Me quedé horrorizado al escuchar los disparos. No hay justificación para este tipo de odio”. Algunos de los presentes en la mezquita sitúan en una treintena el número de víctimas.

Según otro testigo, el asaltante llevaba casco, gafas y chaqueta militar, y utilizó un arma automática. Hacia la mezquita se dirigían varios miembros del equipo de cricket de Bangladesh, justo cuando se produjeron los primeros disparos. Este sábado tenían previsto disputar un encuentro contra Nueva Zelanda que ha sido cancelado tras el ataque.

La primera ministra, Jacinda Ardern, ha asegurado que se trata de “uno de los días más negros para Nueva Zelanda”. En una rueda de prensa, en la que tampoco ha concretado el número de víctimas, ha denunciado que se trata de “un acto de violencia extraordinario y sin precedentes”. Sobre las motivaciones del ataque, Ardern comentó que entre las víctimas podría haber refugiados y migrantes. “Somos nosotros”, sostuvo antes de declarar que el atacante “no tiene cabida en Nueva Zelanda”.

Los colegios y edificios públicos han estado cerrados durante varias horas y la policía también ha pedido que todas las mezquitas se mantengan cerradas y que nadie se acerque a ellas. Mohan Ibrahim, que se encontraba cerca de una de las mezquitas atacadas, ha asegurado al New Zealand Herald que de repente vieron correr a todo el mundo. “Todavía tengo amigos allí. Les he estado llamando pero a muchos no los he podido localizar”.

Un hombre se ha responsabilizado de estos ataques y ha dejado un manifiesto de 74 páginas en el que explica las razones de los tiroteos. En él señala que se trata de un acto terrorista, según informa la agencia de noticias Associated Press. En las redes sociales también circula un manifiesto de los asaltantes que incluye calificativos peyorativos contra los musulmanes. “Es claramente un supremacista blanco que ha planeado esto durante dos años”, ha opinado un analista en seguridad a la emisora Radio New Zeland.

Comentarios