Perito acude a ‘levantar’ un cuerpo y descubre que era su madre asesinada

Compartir

Tijuana, Baja California.- Son varios años ya de que Rubén trabaja como agente de servicios periciales y a pesar de que ya esta acostumbrado a ver todo tipo de situaciones, esta vez sería un caso que le dejaría la sangre helada.

Ya hace mucho que no visitaba a su madre, pues entre su trabajo y familia absorbía todo su tiempo, aunque le hablaba por teléfono de vez en cuando, no era lo mismo.

La noche delviernes una llamada alertó a los servicios de emergencia de una mujer que resultó lesionada por impactos de arma de fuego, durante un asalto a una tienda de conveniencia, los paramédicos llegaron al lugar, pero nada pudieron hacer para salvarle la vida.

Los policías procedieron al acordonamiento de la escena del crimen y hablaron a los peritos de la Procuraduría General de Justicia del Estado para notificarles el deceso de la mujer.

Rubén, perito de la PGJ recogió su equipo y se traslado a lugar indicado que conocía muy bien pues era a tan sólo unas cuadras del hogar de su madre y donde el vivió su infancia.

¡Quizá vaya mañana saliendo de turno iré a desayunar con mamá!

En cuanto termine de este servicio le hablaré por teléfono para avisarle que desayunaremos juntos, fueron los pensamientos del agente de la Procuraduría mientras se trasladaba al lugar del crimen.

Al bajar de la camioneta junto con su cámara fotográfica para tomar los primeros indicios un policía se le acercó saludándolo y le dio los primeros informes.

Es una mujer de aproximadamente 60 años de edad en calidad de desconocida vino a la tienda a comprar leche y pan, cuando unos delincuentes con arma en mano se apoderaron del dinero de las cajas, la mujer se asusto y comenzó a gritar, eso le molesto a uno de los criminales y le disparó.

Rubén se acerco a la mujer para tomar una fotógrafia y al destapar el cadáver de la sabana blanca, se quedó paralizado, pues se trataba de su madre.

La mujer tenía los ojos abiertos llenos de terror y el perito pasó su mano sobre ellos para cerrarlos, no pudo contener sus emociones comenzó a llorar abrazando el cadáver de su mamá, los curiosos, policías y paramédicos no comprendían la situación, el ver la escena del agente llorando y sufriendo de esa manera.

Sus dudas fueron dispersadas cuando escucharon gritar al hombre por su madre, en completo estado de shock fue atendido por los paramédicos quienes lo tranquilizaron ya que por ser el único agente de la guardia nocturna, no le quedaba más remedio que cumplir con su trabajo, entre lágrimas y recuerdos realizaba las diligencias correspondientes como en los muchos casos que ya le habían tocado.

Solo que este se convirtió en la pesadilla de cualquier servidor público, que algún día se vea involucrada su familia en los hechos violentos que siempre ocurren durante su día a día.