El Héroe que abrió la puerta de la Guarderría ABC y salvo a más de 20 niños

Compartir

Hermosillo, Sonora.- A diez años del incendio de la Guardería ABC, la primera persona en percatarse del siniestro, Juan Carlos Garza Ballesteros, aún no olvida el olor a la tragedia.

Fue la primera persona en llegar a la guardería que sólo minutos antes encerraba las risas de los más de 100 niños que ahí se albergaban.

Su ruta para ir al trabajo era el Bulevar Manuel Clouthier. Pero ese día el destino lo llevó a tomar la calle Mecánicos. Casualmente, también se le pidió que estuviera una hora antes, ya que había un diplomado en la asociación donde en ese momento trabajaba.


Por estas razones, Juan Carlos se ubicó frente a la guardería en el instante que empezó a salir el humo por debajo de la puerta principal.

Su primera reacción fue detener su vehículo. Corrió hacía la puerta. La abrió. Escuchó gritos de las maestras y observo a niños consternados, esperando salir.


“Al abrir la puerta ya estaban niños ahí, de los más grandecitos, paraditos esperando a que se les abriera la puerta, y fueron de los que alcanzaron a salir. Parados ahí habían alrededor de 10, 15, estaban asustados, creo que no asimilaban lo que estaba pasando”, comentó intentando recordar ese día.

Al sacar a estos pequeños, volvió a entrar. Sin saber a qué área se dirigía, Juan Carlos, caminó hasta donde encontró a más niños. Sin medir los riesgos.

VIDEO: CORTESÍA PROYECTO PUENTE

De visibilidad solo tenía un metro del piso. El humo era tan denso que casi no le permitía respirar.

Una y otra vez, ingresó a la estancia. Juan Carlos no sabe cuántos niños pudo alejar de las llamas y la onda negra y espesa del humo. Perdió la cuenta, pero sabe que fueron más de 20.

En su sencillez, dice que fue uno de los muchos que se abocaron a salvar a los pequeños y que hizo lo que debía hacer.

Dijo que nunca le pasó otro pensamiento por la cabeza, sólo estaba enfocado en sacar a todos los niños que fuera posible.

Calcula que fueron cerca de 40 minutos los que estuvo en la guardería. Luego, sin tener conciencia de lo que había ocurrido, se dirigió a su trabajo, donde lo cuestionaron porque entre su ropa aún se observaban cenizas.

“Ahí me quebré, no me había caído el 20, me quebré, me calmaron y al rato me llevaron a la casa”.

“Llegue, y estaba mi hijo recién nacido. Me lo comí a besos”, explicó.

Actualmente su hijo tiene diez años de edad, y sí, Juan Carlos es su héroe y se lo hace saber. Estos comentarios se quedan clavados en el corazón del joven padre.

“Mi hijo, tiene 10 años, muy sano gracias a Dios. Él dice que soy héroe. Me hubiera gustado haber hecho más. Esta difícil”, comentó.

¿Cómo le cambió la vida el incendio?
Cuando se le pidió a Juan Carlos la entrevista, estaba sereno y tranquilo, sin embargo al comenzar a hablar sobre el incendio se le quebró la voz y salieron lágrimas de sus ojos. Como si fuera ese mismo día el incendio.

“No sé qué decirte… ya ni me acordaba. No había hecho memoria de ese tipo, pero pues lo que todo mundo sintió, tristeza, mucha”, expresó.

Aceptó que fue muy difícil para él volver a rehacer su vida. Fueron noches sin poder dormir. Llantos sin poder contener.

“No dormía, no dormía. Me bañe, miles de veces en la semana, yo me seguía oliendo a carne. Al incendio. A la tragedia. Era un olor”, dijo con entre dientes porque el llanto se apropió de él.

En los primeros años, Juan Carlos acudió a las marchas y movimientos, pero, decidió dejar de hacerlo porque aún le dolía. Porque aún le lastima.

Con información e imágenes de Proyecto Puente