Puro circo el operativo policiaco-militar del Paralelo 38; detenidos en libertad

Compartir

Guaymas, Sonora.- Este domingo se redujo a un ridículo cero el nivel de efectividad del enorme operativo policiaco-militar armado en la zona del Paralelo 38, luego de alcanzar su libertad – sin cargo alguno – el último de los detenidos en estas acciones, desarrolladas sin la más mínima labor de inteligencia para atrapar a “peces gordos”.

Fue la tarde del jueves cuando un numeroso grupo de elementos de la Secretaría de Marina-Armada de México y de la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP) arribaron en diferentes direcciones al Paralelo 38, unos para “reventar” desde adentro y otros para “cachar” desde afuera, en un área que fue cerrada desde la calle 16 a la 18, entre las avenidas 11 y Abelardo L. Rodríguez.

Las vistosas acciones – donde los medios de comunicación fueron retirados bajo una mirada amenazante – generaron un total de 32 arrestos de cuanta persona se les ponía enfrente, y aquellos que exigían conocer el motivo del arresto ante la Marina, como respuesta recibieron de “culatazos”, a la vieja usanza.


El ir y venir de unidades de la Marina y de la PESP con detenidos era la constante al Centro de Detención Municipal, las “trocas” iban cargadas, tanto de mujeres como de hombres y… de otros, el “corte” fue parejo, sin distingo de clases sociales, ni apariencias, incluso si estabas en el lugar equivocado y la hora equivocada..

Al otro día, desde las ocho de la mañana fueron cerradas la avenida Alfonso Iberri, entre las calles 21 y 22, así como la calle 15, entre la Serdán y la Abelardo L. Rodríguez, para la declaración de los detenidos (ahora le llaman entrevista).


A final de cuentas ese mismo viernes comenzaron a recobrar su libertad, la mayoría con multas, otros por no haber elementos para un proceso penal y el resto por vencerse el periodo de arresto administrativo.

Solo hubo dos casos distintos que arrojó este operativo: Uno de los detenidos recuperó su libertad tras sufrir un pre-infarto, al parecer consecuencia del “culatazo” que le propinó un marino al resistirse al arresto, y al restante un juez de control dijo “NO”, este no pasa al Cereso, en virtud de que el procedimiento estaba viciado de origen.

A final de cuentas el resultado de estas acciones, propias de una película, fue de: CERO.