Inicia problema de autos ‘chuecos’ en Aduana y sigue con ‘Pafas’

Compartir
Inicia problema de autos ‘chuecos’ en Aduana y sigue con ‘Pafas’.

Ciudad de México.- El problema de los autos llamados comúnmente “chuecos” o “chocolates” se inicia justamente en Aduana de la frontera Norte, al no contar con un sistema para control, y le sigue con su internamiento en el país, para luego caer en las organizaciones llamadas “Pafas”, en una gran estela de corrupción.

La importación de vehículos estadounidenses a México entró por decreto en 1992, pero el aumento en los aranceles frenó tal procedimiento, lo que generó el cierre de numerosas empresas legalmente establecidas en la franja fronteriza y la consecuente pérdida de miles de empleos.

Ello dio paso también a la ilegalidad, pues al no existir un programa en Aduana para controlar el ingreso de unidades manejadas por ciudadanos estadounidenses o con residencia legal en aquel país, podían pasar cuantas veces quisieran al día.

Así, hay estadounidenses que se dedicaron a este jugoso negocio y cruzaban hasta diez veces por días la línea fronteriza para dejar autos y regresaban a pie al “otro lado”; al final del día obtenían ganancias hasta por mil 500 pesos.

Pero después los adquirientes de estas unidades caen en manos de las organizaciones conocidas como “Pafas”, que a cambio del pago de una afiliación, ofrecen la protección para que no les decomisen sus unidades, mientras se logra una regularización que llevan años gestionando.

Mientras tanto, el número de unidades “chuecas” sigue creciendo a nivel nacional, así como los bolsillos de dinero de los dirigentes de organizaciones fraudulentas.