Arcelia y René eran uno solo, hasta… la muerte

Compartir

Hermosillo, Sonora.- Arcelia y René eran el uno para el otro, llevaban décadas de matrimonio, en los cuales las limitaciones físicas los fueron uniendo cada vez más; ella sin piernas y él sin vista, formaban uno solo, hasta que el domingo el destino les tenía guardada una mala pesada: Ambos fueron atropellados por un veloz auto, ella lamentablemente murió y él quedó muy lastimado.

Con domicilio en la calle Guadalupe Victoria, de la colonia Jesús García, la tarde del domingo fueron a su visita habitual a casa de su vecina plácida, a tomar el cafecito y saborear unas galletas.

Arcelia iba en su silla de ruedas, debido a que a causa de la diabetes le amputaron sus dos piernas; su esposo René “El Güerito”, de 78 años, la empujaba, aún con su ceguera, pero orientado atinadamente por ella para ir por buen camino.

René, albino de nacimiento, hace algunos años que perdió por completo la vista, pero se apoyaba en los ojos su esposa para llevarla a donde quisiera.

El domingo salieron de casa de su amiga Plácida, quien los apoyó para cruzar la calle Guadalupe Victoria, y así la pareja tomó por la banqueta para dirigirse a su casa.

Un vehículo estaba estacionado, obstruyendo la banqueta, por lo que bajaron de la misma para pasar por la calle, cuando en eso ambos abuelitos fueron brutalmente embestidos por un auto Honda “Civil”, de color blanco.

El impacto fue tal que los cuerpos cayeron metros más adelante; Arcelia murió ahí mismo y su esposo René fue trasladado en una ambulancia de Cruz Roja a un hospital, donde se recupera.

El automovilista huyó asustado del lugar, pero voluntariamente se presentó ante las autoridades a responder por lo sucedido.

“El Güerito” se quedó sin su otra mitad, sin sus ojos y sin su compañera de toda la vida:

Arcelia, en paz descanse.