Náufragos: 5 días flotando y bebiendo sangre de gaviota para sobrevivir

Compartir

Guaymas, Sonora.- La experiencia vivida por tres pescadores sinaloenses es casi inenarrable, sufrieron a extremo las consecuencias de hacerse a la mar en busca de camarón, cuando ya estaba alertados de la proximidad de la tormenta tropical “Lorena”; se mantuvieron flote cinco días y bebieron sangre de gaviota para poder sobrevivir.

Esta mañana, a las 7:30 horas, pescadores de este puerto arribaron a un campo pesquero del sector Las Playitas, con sus tres colegas del vecino Estado de Sinaloa, a quienes encontraron a la deriva al Sur de Guaymas.

Alfredo Azahel Castro Chicuate, de 24 años, Diego Iván Espinoza Arredondo, de 35 años y Carlos Saúl Valenzuela Rojo, de 31 años, mostraban avanzado agotamiento, quemaduras por el sol y de la gasolina que llevaban en su panga de fibra de vidrio “Paquis 3”, débiles, con deshidratación y sumamente hambrientos.


LA ODISEA

Narraron que salieron del campo pesquero “Cerro Cabezón, en Topolobampo, Sinaloa, para trasladarse a la zona del Paredoncito, localizada en el Municipio de Huatabampo, Sonora, donde al terminarse la veda del camarón, iniciarían las actividades extractivas del crustáceo.


Estaban advertidos de la proximidad y posible ruta de la tormenta tropical “Lorena”, y con un simple “no va a llegar”, se hicieron a la mar, ante la preocupación de sus familiares.

Ya no tuvieron contacto con nadie, el fuerte oleaje los hizo naufragar, la frágil embarcación volcó con el fuerte oleaje, y ellos se agarraron de lo que pudieron, incluso un bidón a la mitad de gasolina, se trataba de sobrevivir.

Así permanecieron cinco días, atraparon algunas gaviotas, les retorcían el pescuezo y bebían su sangre para alimentarse y apagar un poco la sed.

Las corrientes marinas los alejaron de la costa y arrastrados al Norte, hasta que fueron avistados por pescadores guaymenses, quienes los rescataron y trasladaron a este puerto.

Ya nada se supo de ellos, los anduvieron buscando por aire y mar, y nada; participaron pescadores, personal de la

Secretaría de Marina-Armada de México y de los gobiernos estatales de Sinaloa y Sonora, y nada.

Esta mañana llegaron al sector Las Playitas y de ahí se les trasladó en una ambulancia de Cruz Roja al Hospital General de Guaymas, para su atención médica.