Muere jovencito al ser atropellado y arrastrado por un policía a bordo de una patrulla

Compartir
Muere jovencito al ser atropellado y arrastrado por un policía a bordo de una patrulla.

Monterrey, Nuevo León.- Tras arrollarlo y arrastrarlo unos 50 metros, una unidad de policía dejó sin vida a un jovencito de 15 años, esta madrugada sobre la Avenida Monterrey, en Escobedo.

Los hechos se registraron alrededor de las 0:30 horas, a la altura de la calle Zuazua, en la Colonia Nueva Esperanza.

Según la versión de testigos, el joven intentaba cruzar la avenida para llegar a un puesto de tacos donde lo esperaba su hermana, pero a media calle fue embestido por la patrulla.

“Venía de la farmacia y cruzó porque iba a los tacos, ahí estaba su hermana, pero no alcanzó a llegar”, comentó una mujer en el sitio.

En el lugar trascendió que la unidad 789 de la Proxpol, circulaba a gran velocidad por esta vía en dirección al sur, sin luces y sin las sirenas encendidas.

Por esta causa, el joven no observó el vehículo que lo impactó y lo arrastró con la llanta delantera por casi 50 metros hasta dejarlo en el cruce de la calle Sabinas.

El oficial identificado como Francisco Javier Zapata Portes viajaba solo e intentó frenar, pero no pudo evitar embestir al joven y posteriormente estrellarse contra un automóvil de la marca Nissan ‘Sentra’ estacionado en el lugar.

El jovencito fue identificado hasta esta mañana solo como Edy, quien vivía a tres cuadras del lugar del percance.

Tras los hechos rápidamente llegaron a este sitio familiares y amigos que entraron en una crisis de histeria, mientras que otros vecinos molestos intentaban golpear al policía responsable.

Por su parte, el policía responsable comentó que se dirigía a una emergencia al momento del accidente.

En cuestión de minutos el lugar se llenó de elementos de la Policía Municipal, Tránsito y Fuerza Civil, quienes finalmente se encargaron de trasladar al dictamen al conductor de la unidad policiaca, ante el riesgo de que fuera agredido por los vecinos.

El área fue acordonada por oficiales de Tránsito y momentos después arribaron elementos de la Policía Ministerial, así como de Servicios Periciales, quienes se encargaron de realizar las labores pertinentes.

Finalmente, el cuerpo del menor fue trasladado un par de horas más tarde por una unidad del Servicio Médico Forense hasta el Anfiteatro del Hospital Universitario.