Inicio Estatal

Hacen de Covid un negocio; piden a pacientes hacerse pruebas sin necesidad

Compartir

Guaymas, Sonora.- La pandemia del coronavirus ya se convirtió en negocio para muchos, quienes aprovechándose de la situación y sicosis de la gente están sacando provecho, sin pensar en ningún momento en la necesidad de gran parte de las personas que acuden a solicitar servicio médico particular.

Primero fue el gel antibacterial y los cubre boca; las farmacias y otros negocios en donde los ofertan, los re etiquetaron y los aumentaron de precio, muchos al doble del costo normal.

Igual ocurrió con medicamentos como la Ibermectina, que de costar a 30 o 40 pesos la caja con dos unidades, ahora lo venden hasta en 300 pesos, e igual el Ibuprofeno y otros que son efectivos para reducir los efectos del Covid-19.


Ahora hay algunos profesionales de la salud que se aprovechan de la situación y buscan sacar provecho económico, con lo que ponen en tela de duda su profesionalismo.

Tal es el caso de un doctor que presta sus servicios en un consultorio de Farmacias Similares que se ubica en bulevar Las Villas y calzada ‘Agustín García López’, quien pide a prácticamente todos los pacientes que consulta a que se realicen la prueba de Covid-19.


El argumento es que hay muchos contagios, y que el objetivo es descartar la posibilidad que el paciente esté infectado del virus que ha costado la vida de decenas de Guaymenses.

De acuerdo a Candelaria Rodríguez, su hermana Rosa Isela acudió a dicho consultorio para atenderse de un problema al parecer de colitis, en donde la atendió el doctor Víctor Pardo.

El médico le ordenó realizarse unos análisis de sangre, pero aprovechó para indicarle que igual se practicara la prueba Covid, “pero que se los hiciera en Laboratorio Ramos, solo allí”.

“Mi hermana le dijo al doctor que no tenía ningún síntoma de coronavirus, solo el malestar propio de colitis, pero éste le respondió que de todos modos se los hiciera para descartar”, aseveró.

El costo de la prueba Covid-19 en Laboratorio Ramos es de 1,800 pesos, en tanto que en otros laboratorios locales cuesta algunos cientos de pesos menos, lo que despierta muchas sospechas.