Transformarán a México reformas en paridad de género

Compartir
El diputado federal Heriberto Aguilar Castillo resalta logros alcanzados en materia de equidad de género.

Ciudad de México.- “El miércoles de esta semana ha sido un día histórico en la vida de las mujeres mexicanas, quienes por décadas han sufrido y luchado porque se reconozcan sus derechos de igualdad de oportunidades, derecho fundamental, imprescindible para lograr sociedades pacíficas, con pleno potencial humano y desarrollo sostenible; empoderamiento que no tengo la menor duda, estimulará la productividad y el crecimiento económico”, consideró el diputado federal Heriberto Aguilar.

Las reformas para garantizar la paridad entre géneros inició su camino en Junio de 2019, cuando se aprobaron los cambios constitucionales en esta materia, y fue el día miércoles 29 de julio de este año cuando finalmente se concluyó con este justo reclamo de la sociedad mexicana, con la aprobación de cuatro dictámenes y reformas a 86 leyes secundarias que alcanzan al menos a 38 instituciones públicas.

“Con estas reformas se armoniza lo conducente en materia de paridad en todo. Los mecanismos electivos al interior de las instituciones, conformación de grupos de trabajo y las designaciones de gabinete tendrán la obligatoriedad de construir 50 y 50, rompiendo con hábitos ocultos o más visibles y descarados del machismo, garantizando a las mujeres medidas para eliminar la discriminación en la vida pública, cargos de alto nivel conforme al principio de paridad y capacitación con perspectiva de género”, enfatizó Aguilar Castillo.


Y finalizó el diputado Heriberto Aguilar reconociendo que “estas reformas a la Paridad de Género son un acto de justicia social en una sociedad donde más del 50% de su población son mujeres, pero que no son representadas en la misma proporción en los puestos de decisiones políticas y públicas, lo que ha contribuido a la persistencia de la desigualdad y ha inhibido el desarrollo y progreso del país”.

“La aprobación de las mismas, transformará sustancialmente las relaciones de poder, los roles y estereotipos de género, ya que revoca la concepción de que pertenece a los hombres el dominio del espacio público y productivo y a las mujeres el mundo privado y reproductivo, así como la agenda política, de manera que ahora se incluirán las necesidades de las mujeres”.