Inicio Mundo

Planean liberar en el océano más de un millón de toneladas de agua contaminada con radiación de Fukyshima

Compartir
Planean liberar en el océano más de un millón de toneladas de agua contaminada con radiación de Fukyshima
Planean liberar en el océano más de un millón de toneladas de agua contaminada con radiación de Fukyshima.

Japón planea liberar en el océano más de un millón de toneladas de agua contaminada de la central nuclear de Fukushima Dai-ichi o Fukushima I, que explotó en el 2011, de acuerdo con reportes de medios de comunicación locales, informó Reuters.

Casi una década después del accidente nuclear ocurrido tras el Gran Terremoto del Este de Japón, el Gobierno nipón realizaría el anuncio a finales de octubre, señalan los medios.

Hiroshi Kajiyama, Ministro de Economía, Comercio e Industria japonés, afirmó el pasado viernes que la decisión acerca de qué hacer con el agua residual todavía no había sido tomada, pero que las autoridades decidirían pronto.


Se espera que la liberación del agua contaminada moleste a Corea del Sur, su país vecino, que comenzó a intensificar las pruebas de radiación de alimentos provenientes de Japón.

Lo anterior puede causar más estragos en la industria pesquera de Fukushima, que durante años ha luchado contra este tipo de pruebas.


La semana pasada, los representantes de los pescadores pidieron al Gobierno japonés que no permita la descarga del agua contaminada en el mar, puesto que revertiría los avances que han logrado para recuperar su reputación tras el accidente nuclear.

Según el periódico «Asahi», la liberación de cualquier líquido demoraría alrededor de dos años en prepararse, ya que el agua contaminada primero debe someterse a un proceso de filtración antes de que pueda diluirse con agua de mar y, posteriomente, soltarse en el océano.

Hasta ahora, cerca 1 millón 200 mil toneladas de líquido contaminada se almacena en grandes contenedores en las instalaciones de Fukushima I.

En el 2018, la compañía Tokyo Electric Power Company Holdings, que manejaba la central nuclear, se tuvo que disculpar luego de admitir que su sistema de filtración no había removido todo el material peligroso del agua.

El líquido fue recolectado de la chimeneas o tuberías de enfriamiento que se usaban para evitar que los núcleos de combustible se derritieran cuando la planta estaba paralizada.

En abril, un equipo del Organismo Internacional de Energía Atómica (IAEA, por sus siglas en inglés) aseveró que las opciones para eliminar el agua contaminadas delineadas por un comité japonés eran técnicamente factibles. Estas son: liberarla a través de vapor o descargarla al mar.

Según la IAEA, ambas alternativas habían sido usadas en el pasado por otras centrales nucleares.