Compartir
Niño dejan a su Pitbull en un refugio para que su papá no lo maltrate
Niño dejan a su Pitbull en un refugio para que su papá no lo maltrate

Despedirse de una mascota nunca será fácil, pero ¿qué harías si eres testigo de que alguien maltrata a tu perro? Un niño de 12 años prefirió abandonar a su mascota en
un refugio de animales para darle una mejor oportunidad de vida, ya que en su casa
sufría violencia por parte de su padre.

El pequeño se unió con su madre para buscar un albergue adecuado que pudiera
ayudar al inocente animal. Y juntos dejaron al Pitbull en la puerta del refugio Xollin
ubicado en San Juan Teotihuacán, en el Estado de México. Lo metieron a una caja en la
que añadieron un juguete del perrito y una conmovedora carta justificando sus motivos
para entregar al cachorro que decía:

Me llamo Andrés y tengo 12 años. Entre mi mami y yo decidimos dejarlo en manos de ustedes a escondidas de mi papá porque pensaba venderlo, pero lo maltrataba y lo pateaba. Una vez, lo pateó tan duro que le lastimó su colita. Espero puedan ayudarlo y lo cuiden. Le dejé un peluche para que no me olvide”

Con mucho dolor, la familia tuvo que decirle adiós a su mascota para salvarlo del sufrimiento que vivía. De no ser por esta acción, el destino del Pitbull hubiera sido
incierto si llegaba a ser vendido.

Una nueva vida
En el refugio Xollin, los voluntarios acogieron al cachorro que, como había relatado el
niño, encontraron que tenía la colita fracturada. Ellos lo nombraron René y le dieron un
tratamiento para su lesión, además lo vacunaron y le hicieron una esterilización.

El canino se volvió uno de los más de cien perritos que cuidan en el lugar.

Las imágenes del Pitbull en su caja recién abandonado se compartieron a través de la
cuenta de Facebook del albergue y se hicieron virales. Más de 300 personas se
interesaron en adoptar al cachorro, quien a pesar de sufrir maltratos no era un perro
agresivo, sino todo lo contrario, solamente buscaba cariño.

De acuerdo con sus cuidadores, comentaron en sus redes sociales que días después
encontraron al niño y a su madre, quienes fueron a visitar a su antigua mascota para ver
cómo estaba. Actualmente, los voluntarios esperan conseguirle un hogar definitivo a
René con una familia amorosa que desee adoptarlo