Compartir
Aumenta casi el doble los feminicidios en Sonora
Aumenta casi el doble los feminicidios en Sonora

La secretaria de Seguridad Pública y Protección Ciudadana (SSPC), Rosa Icela Rodríguez Velásquez, reconoció al comparecer en la Cámara de Senadores, con motivo del Tercer Informe de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el aumento de feminicidios. Las brutales cifras y la ineficiencia de la Alerta por Violencia de Género provoca miedo en las mujeres.

De acuerdo con los datos de la funcionaria, de enero a agosto de 2021 el número de casos por feminicidio en México incrementó en 11.9 por ciento, pero, además de este delito, la violencia contra la mujer marca altos índices que las convierten en presas fácil de la delincuencia y abandonadas por el sistema gubernamental.

Ante esta lamentable situación como primera mujer al frente de la seguridad del país estoy comprometida con la atención a la violencia contra las mujeres y de manera prioritaria de la violencia feminicida”, señaló la funcionaria de la 4T.

Sin embargo, el alza en feminicidios ha prevalecido desde el inicio del gobierno del mandatario mexicano. Tan solo en su primer año hubo un 10 por ciento más de casos y la saña con que se cometen cada vez es más reprobable.

Rodríguez Velásquez justificó este aumento como «una homologación a nivel nacional», pues aseveró que antes se registraban estos delitos como homicidios dolosos o culposos y no como feminicidios.

Esto revela que los homicidios incrementaron con la actual administración, pues en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador van más de 75 mil personas fallecidas a causa de la violencia.

Agosto es el mes en el que se han reportado más feminicidios en lo que va del 2021 a nivel nacional.
De acuerdo con las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) se registraron 107 casos, la cifra más alta en la historia desde que comenzó a reportarse este delito. La actual administración lidera los meses más violentos en contra de las mujeres.

A pesar de la nueva metodología implementada para tipificar los asesinatos de las mujeres como feminicidios, el presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que sí existe un aumento.

Ha habido un incremento, lamentablemente, en feminicidios, en violencia familiar», detalló AMLO.

De acuerdo con las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, los estados en donde se concentran el mayor número de feminicidios con el 50 por ciento de las víctimas son el Estado de México, con 99; Jalisco, 52; Veracruz, con 51; CDMX, con 44; Chiapas, 36; Nuevo León y Chihuahua, con 35; mientras que Sinaloa y Sonora tienen 31 cada una, respectivamente.

Sin embargo, cuando se analiza el número de feminicidios por cada 100 mil habitantes las entidades que encabezan este delito son Morelos, Sonora, Quintana Roo, Colima, Jalisco, Sinaloa, San Luis Potosí y Chiapas.

Durante los primeros ocho meses de 2021 se han registrado un total de 692 feminicidios un 7 por ciento más que en el mismo periodo del año pasado, cuando se reportaron 641 víctimas de este delito. Es decir, en promedio cada día mueren 2.6 mujeres por causas relacionadas a la violencia de género.

No obstante, el número de asesinatos contra la mujer por estos motivos puede ser mucho mayor. En el país en 2020 se reportaron 3 mil 723 muertes de mujeres y solo el 34 por ciento fueron clasificadas como feminicidio. De acuerdo con una investigación de Amnistía Internacional, esto se debe a las deficiencias en la investigación.

Omisiones en feminicidios
Amnistía Internacional en su reporte ‘Juicio a la Justicia’ documentó las omisiones por las que las autoridades no clasifican los homicidios a las mujeres como feminicidios. En cuatro casos analizados en los que se pudieron obtener información, se informó que las investigaciones se pierden.

La pérdida de evidencia sucede en general por tres motivos, la primera porque las autoridades no inspeccionan correctamente el lugar de los hechos; no resguardan de forma apropiada las evidencias recolectadas y no realizan, o no realizan a tiempo, algunas periciales o diligencias, causando la pérdida de datos, objetos o sustancias y testimonios”.

Por otro lado, en el documento se indicó que “no siempre se examinan todas las líneas de investigación posibles en cada caso o no se realizan las diligencias para agotar una línea de investigación de forma exhaustiva”. En uno de los casos documentados las autoridades que investigaron el feminicidio consideraban que era “evidente” que el responsable del feminicidio fue la pareja de la víctima, pero no se realizaron las diligencias suficientes para demostrarlo y nunca se investigó la línea que relaciona una tercera persona con los hechos, a pesar de que las hijas de la víctima tienen importantes indicios que apuntan a su posible participación.

La perspectiva de género es otro de los puntos que no se aplica correctamente, pues esta debe aplicarse en todo el proceso penal de forma transversal, es decir, en todo momento y en todas las actuaciones.

Sin embargo, Amnistía Internacional documentó que en ocasiones las diligencias no se realizan desde una perspectiva de género tal y como establecen los distintos protocolos para la investigación de muertes violentas de mujeres.

Amnistía Internacional señaló que las investigaciones sobre feminicidios precedidos de desaparición en el Estado de México son deficientes porque se pierden evidencias, no se examinan exhaustivamente las diferentes líneas de investigación y la perspectiva de género no se aplica correctamente. Además, las familias son revictimizadas porque deben invertir tiempo y dinero en investigar para presionar a las autoridades para que investiguen porque son amenazadas y maltratadas por algunas personas responsables de los delitos y, a veces, también por autoridades.

Sonora, un lugar peligroso para ser mujer
Sonora junto con Morelos es una de las entidades del país que encabeza el número de feminicidios por cada 100 mil habitantes, según cifras oficiales del Secretariado. En los primeros ocho meses del año se han reportado 31 feminicidios en el estado, siendo uno de los 10 primeros a nivel nacional que reportan este delito.

Sin embargo, hasta el 31 de mayo se habían reportado más de 46 asesinatos contra una mujer. Silvia Núñez Esquer, integrante y representante en Sonora del Observatorio Nacional del Feminicidio, señaló en ese entonces para un medio local que “todos estos casos, no se está aplicando bien el tipo penal feminicidio, entonces nos da a pensar que muchos de esos 46 homicidios dolosos que se reportan del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública”.

Feminicidio
La entidad reporta un incremento del 106 por ciento en este delito en los primeros ocho meses del año en cotejo con el mismo periodo pero del 2020, cuando se reportaron 15 víctimas. Y es que en 2021 se han registrado 31 en las cifras del Secretariado Ejecutivo, cuando el año pasado en los 12 meses se reportaron 32 casos en total. Debido al alza en feminicidios en la entidad, la exgobernadora priista Claudia Pavlovich Arellano, pidió la Alerta de Género en el estado, la cual fue decretada por la Secretaría de Gobernación para los 72 municipios del estado en agosto.

La medida implica la ejecución de 29 acciones específicas en materia de prevención, seguridad, justicia y reparación del daño, pondrá especial interés en Cajeme, Empalme, Guaymas, Hermosillo, Nogales y San Luis Río Colorado, localidades que concentran las mayores tasas de violencia.

Claudia Pavlovich fue criticada en su momento por grupos feministas por no declarar la Alerta de género desde 2019, cuando en el estado hubo un total de 45 feminicidios. La exgobernadora dijo que “venimos a Sonora con el respaldo del gobierno de México y de nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador, para acompañar a las mujeres y niñas de Sonora. En esta Cuarta Transformación de la vida pública del país, nuestro objetivo es atender las causas que han generado la violencia y, sin duda, la falta de justicia es una de las principales causas”, aseguró.

Sonora
Sin embargo, la Alerta de Género no significa que el número de feminicidios disminuya en la entidad o se clasifiquen de manera correcta. Las cifras del Secretariado en agosto indicaron que en 11 estados con Alerta de Género tuvieron un aumento en feminicidios como es en el caso de Nuevo León que se posiciona como la entidad en la que más se ha elevado la violencia feminicida desde que fue declarada alerta de violencia de género, ya que pasó de tres víctimas en el 2016, a 67 para el 2020, un alza de 2,133 por ciento.

En los primeros meses de septiembre se reportaron los asesinatos de dos mujeres en el municipio de Cajeme, una de ellas menor de edad. De acuerdo con los reportes de la policía municipal, ambas fueron asesinadas con rocas y otros escombros. Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad (MCCI) reportó en una investigación que las muertes de las mujeres en Sonora en su mayoría son por uso de arma de fuego y arma blanca.

El aumento en el número de feminicidios es uno de los delitos que preocupan a este sector de la población, sin embargo, esto no quiere decir que no existan otros delitos en el que las mujeres son más vulnerables como son acoso, violación y violencia de género, delitos que han incrementado en Sonora durante 2020.