Compartir

Washington. La reapertura de las fronteras terrestres de Estados Unidos con México y Canadá a los viajes no esenciales el próximo 8 de noviembre provocará largos tiempos de espera en los cruces fronterizos, adelantó la Administración del Presidente Joe Biden.

Al publicar las reglas para la reapertura, el Departamento de Seguridad Interna (DHS, por sus siglas en inglés) confirmó hoy que los adultos extranjeros que comprueben tener el esquema de vacunación completo contra el Covid-19 -con fármacos avalados por la OMS- podrán ingresar a EU mientras que los menores extranjeros estarán exentos de dicho requisito.

Sin embargo, el Gobierno estadounidense urgió a la paciencia ante lo que se prevé sean largas filas.

“A medida que los viajes comiencen a reanudarse, se espera que los volúmenes de viajes y los tiempos de espera aumenten”, dijo la dependencia, destacando que los principales cruces fronterizos resultarán más afectados.

“Los viajeros deben planificar tiempos de espera más largos de lo normal y largas filas en los cruces fronterizos terrestres de EU al planificar su viaje y se les recuerda que tengan paciencia”.

De acuerdo con estimaciones del Hunt Institute de la Universidad de Texas en El Paso, usando cifras oficiales, el principal cruce fronterizo es Tijuana-San Ysidro, el cual registró 23 millones de cruces de sur a norte durante 2020.

Inmediatamente después está la garita de Ciudad Juárez-El Paso con 14.5 millones de cruces de pasajeros y peatones en 2020, seguido por la garita de Tijuana-Otay Mesa con 9.2 millones de cruces, la garita de Mexicali-Calexico con 7.8 millones de cruces y la garita de Nuevo Laredo-Laredo con 7.6 millones.

A diferencia de los viajes aéreos, los viajeros extranjeros por vía terrestre no deberán presentar una prueba negativa de Covid-19 al ingresar, pero deberán tener listos comprobantes emitidos por sus Gobiernos ya sea en formato digital o en formato impreso.