Compartir

Puebla.- El pequeño Carlos, de 7 años, quien murió presuntamente por los golpes que recibió por parte de su padrastro, fue enterrado en el panteón de la comunidad de San Matías Atzala, perteneciente al municipio de Cuautlancingo. El agresor permanece prófugo.

Al huir, el sujeto se llevó a sus cuatro hijas de 3, 8, 10 y 12 años, quienes horas después aparecieron. La Fiscalía de Puebla confirmó a este medio que se desconoce el paradero del padrastro.

Fue alrededor de la una de la tarde del martes, cuando familiares y amigos acompañaron el féretro de Carlos. El cortejo fúnebre primero llegó a la iglesia de la comunidad de San Matías Atzala.

Tras realizarse una misa de cuerpo presente, los familiares trasladaron el féretro de Carlos N hasta el panteón de la comunidad, donde le dieron el último adiós.

De acuerdo a fuentes policiacas, César N, padrastro de la víctima, es el primer sospechoso de la muerte del niño.

La fuente consultada agregó que los hechos se registraron en ausencia de la madre, pues se encuentra hospitalizada, aunque se desconoce la causa.

Por lo anterior, el sujeto se quedó a cargo de los cinco menores. Tras el asesinato de Carlos, quien era un menor con discapacidad, huyó con sus cuatro hijas.

Fue así como la Fiscalía General del Estado inmediatamente, tras conocer los hechos, activó la Alerta Amber para dar con el paradero de Yucarí de 12 años; Yuliana, de 10; Yesenia, de 8 y Rubí de 3 años de edad.

Trascendió que tras el sepelio del pequeño Carlos, los familiares y el DIF municipal de San Felipe Teotlalcingo se trasladarían a la ciudad de Puebla para realizar el trámite para la entrega de las menores a la madre, sin embargo, el área jurídica del DIF municipal dio a conocer a El Sol de Puebla, que la familia no se ha acercado a dicha institución, y solo tienen conocimiento de que se acercaron al gobierno municipal para solicitar el apoyo económico para los gastos del traslado del cuerpo del menor del Semefo de la ciudad de Puebla a San Matías Atzala.

Hasta el momento, el padrastro, identificado como César N, sigue prófugo de la justicia.

Fuente El Sol de Puebla