Inicio Mundo

«Maté a mi madre y a mi abuela porque Dios me mandó a hacerlo»

Compartir

Argentina.- La madre y abuela de un joven de 27 años de edad, fueron encontradas degolladas al interior de su domicilio al parecer victimas de él, pues según informes de la policía declaró que lo hizo por que Dios los había mandado, e inmediatamente fue detenido.

Tras el doble homicidio el joven hizo algunas compras e intentó ingreso a un comercio donde quebró los vidrios y robo una bicicleta, cuando intentaba escapar, la policial llegó al lugar, al preguntarle lo sucedido, sin preámbulos respondió a los agentes: «Maté a mi madre y a mi abuela. Dios me mandó a hacerlo», e inmediatamente dio la dirección de su casa.

Los asesinatos ocurrieron la madrugada del sábado en una vivienda situada en Rivadavia, donde vivían Marta Beatriz “N” de 75 años y Rosana “N” de 55 años, abuela e hija respectivamente del joven detenido acusado de asesinar a las dos mujeres.


De los hechos tuvieron conocimiento las autoridades alrededor de las 05: 00 de la mañana, cuando el joven llegó a comprar cigarrillos a un local ubicado a pocas cuadras, presentándose con todo ensangrentado y varios rasguños en el cuerpo, por lo que al encargado le pareció raro la apariencia del joven así que dio aviso a las autoridades. Según lo publicado en el portal Crónica.

Cuando la policía arribo a la vivienda, encontró una tétrica escena, una casa revuelta, llena de suciedad, tras un recorrido, buscando los cuerpos, halló a la madre asesinada sobre la cama, con un corte profundo en el cuello. Posteriormente, encontraron muerta a la abuela en la cocina, también con una herida profunda en el cuello y otras lesiones menores en el resto del cuerpo que hacen presumir a los investigadores que intentó defenderse.

Minutos después arribaron al lugar los peritos, quienes estimaron que la muerte de las mujeres se había producido alrededor de dos horas antes, como máximo. Además, se halló una cuchilla de cocina ensangrentada que se habría utilizado para cometer los crímenes y que fue secuestrada para ser sometida a los peritajes correspondientes.

Trascendió entre las investigaciones, que tanto el joven como su madre eran esquizofrénicos y que si bien él había estado internado en un centro de psiquiatría, en los últimos tiempos sólo realizaba un tratamiento ambulatorio.

Se esta evaluando por el titular de la UFI si dejar detenido al joven en la comisaría segunda de Juníno enviarlo a un neuropsiquiátrico.