Los Payasos también lloran… Le lleva su hija título universitario

Compartir

Ciudad Obregón, Sonora.- Raymundo Saldaña Casso, más conocido como el payaso “Raymundín cara de calcetín”, no aguantó más y soltó algunas lágrimas, pero no fue de tristeza, sino de una profunda emoción, un sentimiento donde del alma surge el grito de “Misión Cumplida”: Su hija Consuelo lo visitó en su trabajo para mostrarle su título como nueva profesionista.

Don Raymundo trabaja como despachador en una estación gasolinera de la localidad, a donde acude pintado de payaso y en algunas ocasiones hasta con disfraz, atiende con este gesto extra a sus clientes y de esta manera logra importantes propinas que sirven para apoyar el gasto familiar.

Con mucho esfuerzo ha dado educación a sus hijos, solo que por cuestiones del mismo trabajo no pudo asistir a la ceremonia de graduación de su hija Consuelo Saldaña.

Ese día el payaso estuvo “tristón” por su ausencia a tan importante evento, pero de pronto el alma le volvió al cuerpo cuando apareció su hija, con toga y birrete, y sonriente lo abrazó y besó, como muestra de un profundo amor y agradecimiento.

En plena gasolinera le mostró su título de licenciatura, se tomaron varias fotos, se volvieron a abrazar y demostrar afecto.

La jornada laboral para “Raymundín cara de calcetín”, originario de Ciudad Victoria, Tamaulipas, cambió radicalmente, volvió con sus payasadas al desarrollo de su trabajo fecundo y creador… Felicidades.