Niño de 3 años queda con la pierna atorada en una moto-bomba en Empalme

Compartir

Empalme, Sonora.- Las travesuras infantiles son impensables y en algunas ocasiones generan emergencias inusuales y dolores de cabeza para aliviar el sufrimiento que tal situación pueda provocar, como lo sucedido esta tarde con Gabrielito, un inocente de solo tres años de edad, que puso en revolución a médicos, paramédicos y bomberos.

El niño de nombre Gabriel, de 3 años, terminó con su pierna atorada en el interior de un tubo de una moto-bomba.

Médicos, enfermeras y con ayuda de Bomberos Voluntarios de Empalme, colocaron lubricantes para lograr sacar la pierna del menor y ponerlo a salvo.