Compartir
Mujer sufre ataque epiléptico cuando amamantaba a su bebé y lo mata asfixiándolo
Mujer sufre ataque epiléptico cuando amamantaba a su bebé y lo mata asfixiándolo

Ciudad de México.- Un bebé recién nacido y su madre murieron en un hospital de maternidad en Irlanda, después de que ella sufriera un ataque epiléptico mientras amamantaba al bebé y se desplomara encima de él.

Marie Downey, de 36 años, casada y madre de tres hijos, de Cork, Irlanda, fue encontrada muerta en su habitación en el Hospital de Maternidad de la Universidad de Cork (CUMH), el 25 de marzo de 2019 por su obstetra consultora, la Dra. Keelin O’Donoghue. El jueves se emitió un veredicto de accidente médico, luego de una
investigación de tres días en el Tribunal Forense.

El Doctor Kelehan, quien estaba dando testimonio a través de un enlace de video, describió a Darragh como un bebé recién nacido “normal, bien desarrollado y bien alimentado”.

Añadió que la vida de Darragh podría haberse salvado si un miembro del personal del hospital hubiera encontrado a la madre y al bebé en cuatro minutos.

El Dr. Kelehan también explicó que el examen post mortem de Darragh confirmó que el bebé Darragh murió de insuficiencia respiratoria aguda como resultado de asfixia por compresión e insuficiencia multiorgánica.

Agregó que la caída de Marie y su bebé de la cama no fue la causa de su muerte y que sí fue el peso del cuerpo de su madre presionándolo durante varios minutos.

Al dar el veredicto desgarrador, dijo que el daño al cerebro de Darragh fue causado por una compresión sostenida en su pecho, que empujó el esternón hacia la columna vertebral.

El Dr. Murphy ofreció al viudo de Marie, Kieran Downey, sus condolencias y agregó que Darragh “nunca recuperó la conciencia”, por lo que “no hubo sufrimiento”.

Hablando después del veredicto, Kieran dijo que “no tiene fe en el sistema y muy poca confianza en que se producirán cambios profundos para evitar que otras familias experimenten una pérdida tan traumática”, según publicó CorkBeo.

Marie, quien tuvo otros dos hijos, fue diagnosticada con epilepsia en 2010 y tuvo múltiples convulsiones durante sus dos embarazos anteriores, se señaló en la investigación.

Fue tratada por el mismo obstetra y ginecólogo consultor para sus tres embarazos: el Dr. O’Donoghue en CUMH, quien dijo que tiene experiencia con mujeres embarazadas epilépticas.

Marie había dejado de tomar anticonvulsivos para la epilepsia mientras esperaba su primer bebé, debido a preocupaciones sobre el embarazo, pero comenzó a tomarlos nuevamente después de tener una convulsión a las 30 semanas.

Según el Dr. O’Donoghue, ella y Marie habían discutido los riesgos de no tomar la medicación, y ambos estaban satisfechos por su regreso al tratamiento recetado por su neurólogo, el Dr. Peter Kinirons.

Marie continuó tomando medicamentos durante sus dos siguientes embarazos.

Sin embargo, como dijo el Dr. O’Donoghue en la investigación, nunca asistió a una cita con el Dr. Kinirons durante su tercer embarazo.

En su cita de 12 semanas en 2018, Marie le dijo a O’Donoghue que vería al neurólogo en enero de 2019, pero debido a eventos familiares, no pudo asistir.

O’Donoghue dijo que ella “asumió” que Marie había asistido a la cita, admitiendo que no contactar al Dr. Kinirons sobre el embarazo de su paciente fue un “descuido” que ella “lamenta sinceramente”, y que se sorprendió al saber que Kinirons no sabía que Marie estaba embarazada. Agregó que era consciente de que el estrés y la fatiga fueron “factores desencadenantes de convulsiones” en Marie, y que la lactancia podría haber contribuido a que se sintiera estresada.