Niña de 11 años graba el momento que un cura la viola para que le creyeran

Compartir

Roma.- La policía italiana ha arrestado hoy a un cura en Caserta (cerca de Nápoles, sur) acusado de pederastia, después de que la supuesta victima, una niña de 11 años, hubiera grabado con su móvil los abusos del religioso.

Según han informado los medios italianos, la menor sufrió abusos por meses, hasta que puso fin cuando grabó el comportamiento de Michele Mottola, párroco de Ducenta, y su familia llevó la grabación a la diócesis de la que dependía su iglesia, la de Aversa.

Esta diócesis decidió suspender a Mottola en mayo y transmitió los hechos a la fiscalía, además de iniciar un proceso canónico contra él, que todavía sigue su curso.

El cura había llegado a la parroquia de Ducenta en 2017, y se había ganado en poco tiempo la confianza de la familia de la menor, acudiendo a su casa y haciéndole regalos, según la versión que su madre dio al programa de televisión La Iene.

La pequeña decidió contar los abusos a dos adultos de la parroquia, pero estos no la creyeron, lo que motivó que se decidiera a grabar sus encuentros con Mottola, siempre según la investigación de este programa.

“Es solo un juego, no hacemos nada malo”, se escucha decir al cura a la niña en la grabación, después de que ella le pidiera parar: “déjame en paz, no debes tocarme”.

El caso se hizo mediático después de que un programa televisivo sacara las grabaciones a la luz y entrevistara a la madre de la pequeña.