Compartir
Padres torturan y matan a su hijo de 6 años envenenándolo con sal
Padres torturan y matan a su hijo de 6 años envenenándolo con sal

Reino Unido.- Un caso de maltrato infantil causa conmoción en el Reino Unido: Un niño de seis años falleció tras ser envenenado y torturado por sus padres.

El pequeño Arthur Labinjo-Hughes fue hallado muerto el 16 de junio de 2020 en Solihull, Warwickshire, luego de que su padre Thomas Hughes (29) y su madrastra, Emma Tustin (32), lo torturaran durante meses.

Los detalles quedaron al descubierto por el juicio por la muerte que se desarrolla en estos días.

La pareja es acusada de asesinato después de dejar a Arthur con una “lesión cerebral insuperable”.

Tustin supuestamente llevó a cabo el asalto fatal mientras cuidaba a Arthur y fue a buscar su teléfono móvil inmediatamente después para fotografiar al niño mientras agonizaba en el pasillo.

Por favor, ayúdame, ayúdame tío, no me están alimentando, necesito algo de comida y bebida”.

Los fiscales dijeron que, a pesar de tener su teléfono, tardó 12 minutos en llamar a los servicios de emergencia, y les dijo a los médicos que Arthur “se cayó y se golpeó la cabeza y mientras estaba en el suelo se golpeó la cabeza otras cinco veces”.

Hughes y Tustin también están acusados de múltiples cargos de crueldad infantil, después de obligar a Arthur a soportar un “comportamiento cruel y sistemático” de abuso “físico y psicológico” en las semanas previas a su muerte.

Jonas Hankin, abogado querellante, presentó los registros de la conversación de WhatsApp entre la pareja, en que se hallaron fotos del menor siendo torturado y frases de odio hacia él, como que era un “maldito Hitler” o de amenaza, como “le voy a sacar la mandíbula de los hombros”.

También se enviaban audios con los sonidos que hacía el niño mientras sufría o era golpeado. Incluso Hughes le pedía a Tustin “que no mueva un músculo; ponlo junto al refrigerador, sácalo para afuera o donde sea, regálalo”.

Además, se descubrió que los padres dejaban a su hijo durante largos periodos de tiempo sin comer o parado mirando a una pared.

“POR FAVOR, AYÚDAME”

En uno de los audios, se escucha a Arthur decir:

En junio del año pasado, Hughes le dijo a un vecino: “Si escuchas a alguien decir ‘no me mates’, ignóralo, no lo estoy lastimando”. Días después, Arthur estaba muerto.

Un testigo dijo que el niño anteriormente feliz y saludable se veía “como si estuviera roto” el día de su muerte.

El mismo testigo dijo que cuando Arthur “en secreto” le pidió un trago de agua, mientras Hughes y Tustin estaban fuera de la habitación, “tuvo que sostener (el vaso) en la boca de Arthur” porque el niño estaba “demasiado débil para sostenerlo”. él mismo “.

Al abrir el caso el jueves, Hankin dijo: “Su ropa se veía sucia, sus labios agrietados, apenas podía abrir la boca para hablar, su cabello estaba sucio, sus uñas estaban sucias y se veía desnutrido, demacrado y desgastado”.

Arthur fue “segregado y aislado” durante “hasta 14 horas al día”, a menudo se le obligaba a permanecer en el escalón junto al pasillo junto a la puerta principal y se le impedía comer y beber.

La evidencia que escuchará, dice la fiscalía, indica que Arthur fue abusado física y verbalmente, aislado, el acceso a comida y bebida estaba controlado o restringido, fue privado de las comodidades básicas para la vida; una cama, ropa”, dijo Hankin.

Hankin le dijo al jurado en Coventry Crown Court que “Arthur fue obligado a dormir en el piso de la sala de estar” en la casa de Tustin en Cranmore Road, Solihull, y que, después de su muerte, “se encontró un edredón en un armario debajo de las escaleras”.

Las pruebas médicas revelaron que el joven murió a causa de un “traumatismo craneoencefálico infligido por un adulto, el mecanismo más probable es que lo sacudieron vigorosamente y le golpearon la cabeza repetidamente contra una superficie dura”.

ENVENENADO CON SAL
Según lo reportado por The Sun, los exámenes mostraron que Arthur tenía “extensos hematomas en todas las partes de su cuerpo, y una tomografía computarizada mostró sangrado en el cerebro y ‘daño dentro del cerebro mismo‘, que se debió a la escasez de oxígeno y suministro de sangre“.

Hankin comentó que los exámenes del mismo informe señalan que Arthur fue “envenenado repetidamente con alimentos o líquidos contaminados con sal, posiblemente para tener sed”.

De acuerdo con el informe forense, ese mismo día, el pequeño habría ingerido 34 gramos de sal (seis cucharadas y media) en un transcurso de 12 horas. La Organización Mundial de la Salud recomienda que un adulto consuma 5 gramos de sal al día (2 gramos de sodio).

Sus heridas en la cabeza eran insuperables y Arthur murió poco antes de la 1 de la madrugada del 17 de junio, tres meses después de que su padre se mudara a la casa de Tustin, según escucharon los miembros del jurado.

Antes de la mudanza, el joven era “querido por todos” y vivía una vida “estable” con su padre, rodeado por la familia extendida de Hughes, en un anexo en el patio trasero de los abuelos paternos de Arthur.

También se le dijo al jurado que Arthur había estado bajo el cuidado exclusivo de su padre después de que su madre biológica, Olivia Labinjo, fuera condenada por un asesinato en febrero de 2019.

En abril de 2020, surgieron los servicios sociales para niños y su abuela paterna alertó a la policía sobre las preocupaciones sobre el cuidado de Arthur.

La familia extendida había visto moretones en la espalda de Arthur, y dijo que Tustin lo había “llamado mocoso feo y horrible” y lo había empujado de cabeza hacia las escaleras.

Después de que los servicios para niños vieron a Arthur el 17 de abril, “no se plantearon preocupaciones”, y aunque se enviaro fotos de los moretones a la policía, no se tomaron más medidas”, dijo Hankin al jurado.

El primer día del juicio, Tustin admitió la crueldad infantil al maltratar a Arthur en múltiples ocasiones “obligándolo a permanecer de pie, aislándolo dentro de la casa familiar e intimidándolo física o verbalmente”.

Ambos también enfrentan una acusación de crueldad infantil al administrar sal a Arthur entre el 1 y el 17 de junio del año pasado, y dos cargos de crueldad infantil por agresión en múltiples ocasiones y también por negarse a comer y / o beber.

Hughes y Tustin niegan los cargos y el juicio continúa.