Compartir
Papá es arrestado por torturar a su hijo recién nacido hasta causarle la muerte
Papá es arrestado por torturar a su hijo recién nacido hasta causarle la muerte

Un padre fue arrestado y acusado de matar a su hijo de tan solo 5 semanas tras pasar varios días provocándole dolor y torturándolo hasta provocarle la muerte.

José L. Rosas Olivo, de 28 años y habitante de Washington, le dijo a la policía que comenzó a apretar la cabeza y el cuerpo de su bebé a las 3 semanas de nacido para tratar de hacer que parara de llorar, explicó Tri-City Herald.

Rosas le habría infringido dolor a su bebé de distintas formas como: tirar del cabello y orejas, darle nalgadas, tirarlo de su cuna y girarlo “como una pelota de fútbol”.

«Mi vida se acabó»: Hombre dispara y asesina a su esposa embarazada al creer que se trataba de un intruso en casa

El bebé sufrió a tal grado que en sus últimas 12 horas de vida fue arrojado dos veces sobre la barandilla de su cuna y aterrizó de boca, antes de caer de espaldas. Además, fue agitado fuertemente en su cabeza y hasta el teléfono celular de su papá le cayó en la cara cuando Rosas Olivo se quedó dormido mirando videos.

La noche del pasado 23 de septiembre, Rosas Olivo fue el responsable de cuidar a su hijo, mientras la madre Andrea Ramírez se quedó dormida desde las 11 p.m. hasta las 5 a.m. del día siguiente.

Cuando Rosas Olivo dejó a su bebé en su cuna, tras un rato de maltrato físico, y se fue a dormir, al poco tiempo despertó “preocupado por haberlo lastimado y descubrió que estaba muerto” al ver que estaba frío e inmóvil.

A pesar de que la pareja llevó al pequeño, identificado como ‘JR’, al Centro Médico Regional de Kadlec, fue declarado muerto a las 5:55 a.m. de aquel 24 de septiembre.

El viernes 8 de octubre, dos semanas después de la muerte de su hijo, Rosas Olivo fue arrestado por la policía de Richland como sospechoso de agresión en primer grado al pequeño “JR”, contó Law&Crime.

Tras un largo interrogatorio, Rosas Olivo terminó por admitir que había sido el único miembro de la familia que lastimó al bebé porque “ser padre era estresante y que sufría depresión”.

Además, el acusado apuntó no saber qué hacer con su bebé y, al ser cuestionado sobre sus actos, solo atinó decir que “ya no le importaba”.