Compartir
Muere niña de 9 años al ser golpeada por compañero de clases
Muere niña de 9 años al ser golpeada por compañero de clases

China.- Una niña murió luego de ser golpeada por un compañero de clases mientras estaba en la escuela en China.

La niña llamada Ya Tong, de 9 años, fue herida accidentalmente por un compañero de clase mientras asistía a su escuela en Quinzou.

La pequeña era apodada como «Tong Tong» y murió poco después de tropezar y golpearse la cabeza contra la pared, lo que provocó que se desmayara.

Su padre, Huang Quin, dijo que uno de sus compañeros de clase la golpeó y eso hizo que se lastimara la cabeza en el pasillo de la escuela.

De acuerdo con South Morning China Post, informó que los estudiantes estaban «emocionados» corriendo fuera del aula para ir a una clase de educación física.

Las cámaras de la escuela captaron el momento en el que el maestro de educación física llevaba a la niña de nueve años a la oficina de los maestros.

El padre dijo que en los brazos del maestro podía ver que la niña estaba inconsciente, pero luego se despertó y le preguntaron si se encontraba bien.

El compañero de clase que la golpeó le pidió perdón a la niña de nueve años y los
niños regresaron a su clase de educación física.

Pero cuando la niña de nueve años regresó a su casa para el almuerzo, se «sintió mareada», pero volvió a la escuela.

Más tarde, un maestro de la escuela llamó al padre de la niña y le dijo que su hija tenía «náuseas».

Luego recibió otra llamada de la escuela para decirle que había resultado herida en el pasillo en la mañana.

«Me dijo que se olvidó de almorzar al mediodía. Esta es la última frase que me dejó mi hija», dijo el padre.

Angustiado regañó a los maestros y los culpó de no haber detectado el problema antes.

Notaron un bulto del tamaño de un huevo sobre la oreja de su hija y llamaron una ambulancia, antes de llevar a la niña a un hospital en su propio automóvil.

La niña sufrió una hemorragia cerebral después del incidente en octubre y luego estuvo en coma durante nueve días hasta que murió.

Después de su muerte, el padre decidió donar los órganos de su hija.

«No quiero ser un héroe elogiado por otros. Solo quiero dejar que el corazón de mi hija siga latiendo».

El padre dijo que nunca imaginó que participaría en la donación de órganos, pero dio permiso para que los órganos de su hija, incluidas las córneas, el corazón y los riñones ayudaran a otros.

La escuela no ha sido nombrada, pero según los medios chinos, se disculpó con el señor Huang y lo compensó.